Novedades

Reserva Natural en Dapa, caminata ecológica, sendero ecológico, juegos, planes actividades, camping, picnic, pasadías.

No es lo mismo lo que pasa en la ciudad o en la casa, que lo que se vive en la naturaleza. Los resultados son distintos. Estar en un medio natural, lejos del ruido y del consumismo, tiene un gran efecto saludable.

Terry Hartig, profesor de psicología en la Universidad de Upsala (Suecia), por ejemplo, ha demostrado que después de una excursión de 40 minutos por la naturaleza se agudizan las habilidades intelectuales. Así arrancamos.

Todos los seres humanos tenemos una conexión neurobiológica con la naturaleza y estar en contacto con ella nos proporciona bienestar tanto físico como mental. Las actividades que pasamos en el entorno natural nos entregan ventajas directas y cuantificables en nuestro organismo.

Empecemos a enumerarlas:

Mayor cantidad y mejor calidad de oxígeno: es algo fundamental para todos nosotros. Lo necesitamos para vivir y es en un ámbito natural en donde mejor lo encontramos. En los núcleos urbanos e concentra la mayor cantidad de contaminación del aire. Así no pasa dentro de la naturaleza. Allí su calidad es mayor y eso nos ayuda a limpiar nuestros pulmones de la polución.

Tranquilidad física y mental: el entorno natural modifica las funciones de nuestra mente. Empieza a trabajar diferente a como lo hace en la ciudad. La atención dirigida descansa y es reemplazada por la fascinación.

Richard Louv, autor de Volver a la naturaleza (Ed. RBA), aboga por iniciar a los niños en la convivencia con lo natural, por ejemplo. Pasar más tiempo en contacto con la naturaleza activa determinadas regiones de nuestro cerebro que son las encargadas de producir hormonas como la serotonina y la dopamina, sustancias que nos hacen ser felices.

Del mismo modo, la presencia de ellas contrarresta los efectos de otras como el cortisol, conocida como la hormona del estrés. Estar en un ambiente natural nos ayuda a conseguir paz y tranquilidad mental.

Prevención de la miopía: Este problema ocular consistente en la incapacidad del ojo para ver correctamente los objetos más alejados, deja de existir en la naturaleza. Allí los espacios son considerablemente abiertos, contrario a lo que pasa en los urbanos. Al pasar más tiempo en espacios naturales (montañas, bosques, etc.), el ojo se desarrolla mejor al observar objetos en mayor variedad de distancias.

Fuente de inspiración: Estar lejos de la rutina, libera la creatividad. Según los psicólogos Paul y Ruth Ann Atchley (Universidad de Kansas), se duplica. Todo lo que vemos puede convertirse en una inspiración. En otras palabras, en la naturaleza nos redescubrimos. Se empiezan a pensar cosas que no aparecen en el día a día dentro de la vida en la ciudad.

Aumento de la autoestima: realizar actividades o deportes físicos en espacios naturales hace que tengamos una mejor autoestima. Caminar, relajarse o correr allí, hace que se equilibre nuestra mente y se reduzca el estrés y la fatiga mental. Según investigaciones realizadas en Canadá, practicar deporte en los bosques limpios de contaminación, hace que sea mejor el ejercicio para las extremidades debido a los desniveles que hay en el terreno.

En definitiva, vivir en contacto con la naturaleza proporciona aspectos destacados a nivel físico y mental que nos hacen disfrutar de una vida mucho más larga y con una mejor calidad. ¡Bienvenidos todos a nuestra Reserva Natural!

Todos los meses tenemos planes ecológicos. Consulta acá el listado de los que vienen.